RALLY OBEDIENCE

k9 world

rALLY DE OBEDIENCIA

RALLY - O

Esta disciplina deportiva fue creada en el año 2000 por Charles L. «Bud» Kramer  (Estados Unidos). El Rally Obedience se distinguió inmediatamente por poner el acento no solo en la perfección de la ejecución como sucede en la obediencia, sino en la comunicación y la diversión del perro, el dueño y el público.

Su versatilidad fue quizás una de las razones del crecimiento exponencial y la propagación, primero en los Estados Unidos y más tarde también en Europa.
Un camino de Rally de obediencia está compuesto, de acuerdo con la normativa a la que se refiere, desde 10-20 signos, indicando los ejercicios que se realizarán con el perro, muchos de los cuales se conocen a través de la asistencia a un curso de educación avanzada o de la obediencia «diaria»: ejercicios variables, turnos, posiciones, permanencias, llamadas, según el nivel en el que se participa.
 
Durante una carrera de obediencia de rally, Está absolutamente permitido hablar, alabar e incluso recompensar al perro., cada competidor comienza con un puntaje «máximo» (normalmente 200 puntos) que habrá que intentar evitar que no se cometan errores durante el curso.

En ese grado está permitido competir con correa puesta y premiar al perro con comida en las posiciones de “PAUSA”

RO1 se divide en subclases:

  • RO1 niños (para niños menores de 14 años)
  • RO1 cachorros (para perros menores de 1 año)
  • RO1 debutantes (para perros sin experiencia previa en cualquiera competición)

La clase para los participantes que ya han tenido la experiencia exitosa en RO 1.

En este grado no está permitido premiar al perro con comida, pero todavía está permitido animar al perro con voz y ayudar al perro con gestos y movimientos corporales.

Para los participantes con la experiencia exitosa previa en clase RO2.

Está prohibido dar comida al perro y ayudar con movimientos corporales. Solo están permitidos gestos cortos y elogio verbal.

Si el participante alcanza un porcentaje mayor al 90% de puntos (se cuenta dependiendo de la cantidad de señales en la pista y consecuentemente con la puntuación máxima posible de la pista), podrá avanzar a la clase siguiente. Si el participante alcanza más del 90% de puntos cuatro veces deberá cambiar de clase en la próxima competición. Los perros que tienen una clasificación de otros tipos de obediencia no pueden participar en la clase RO1 debutantes.

No está permitido bajar de clase si en una competición anterior el participante ha alcanzado la clasificación en la clase dada superior a 60%.

Las señales se dividen en dos grupos:

El primer grupo son las que pasamos después de cumplir con la señal y las dejamos a nuestra derecha. Con esas señales se tiene que cumplir colocándose a una distancia de 1-1,5 metros delante de la cartulina y en 45 grados hacia ella.

El segundo grupo consiste en señales de cambio de dirección (los giros, media vueltas, bucles, y rodeo de los conos). En caso de ellas se tiene que moverse directamente a la cartulina y cumplir con la señal justo delante de la cartulina.

En las señales de “PAUSA” el guía tiene que estar de pie y el perro sentado a su lado izquierdo.

Antes de empezar el circuito en la señal de “START” el guía tiene que pedir permiso al juez para empezar. Si los comisarios del ring y el juez están preparados se dará permiso. Al cruzar la señal “START” empezará el cronometraje del tiempo. Al cruzar la señal de “FINAL” terminará el cronometraje. Dependiendo de la complicidad del circuito el juez establecerá el tiempo máximo del recorrido, los ejercicios hechos después de que acabe ese tiempo no se cuentan.

La puntuación por cada señal puede ser 0 en caso de perder todos los puntos o variar de 5 hasta 10. Aparte de los ejercicios de las cartulinas también se valora la “impresión general” del equipo (guía y su perro), es decir como el guía maneja a su perro durante todo el recorrido. También se cronometra el tiempo, que solo se toma en cuenta en caso de puntación igual con algún otro competidor.

En Rally-o se permite repetir las órdenes, ayudar con su cuerpo, elogio verbal e incluso con los premios en los grados iniciales. En caso de que el guía esté utilizando el luring con comida cerca de la nariz del perro durante todo el circuito, se le penaliza la nota por la “impresión en general”. En caso de tener la comida justo delante de la nariz todo el rato no se evalúa más que 5 puntos, en caso de tener la comida en la vista no más que 7 puntos. Si la comida se usa solo en casos puntuales y necesarios, no se penaliza. En caso de que la comida se hubiera dado al perro fuera de la señal de “PAUSA”, la nota por ese ejercicio será 0. Lo mismo si sacamos la comida antes de que el perro se siente.

Está absolutamente prohibido tocar al perro o ejecutar cualquier presión física o emocional. En caso de manejo bruto el guía será descalificado. En caso de presión mínima (en el giro una pequeña ayuda mecánica con la pierna o la mano, o pequeña presión con comida en el morro) se quitan 1-2 puntos depende de la intensidad. Si esa presión fue la única razón por cumplir con el ejercicio la nota será 0.

Aunque en la clase RO1 niños, cachorros, debutantes está permitido competir con la correa puesta, la tensión de correa será penalizada dependiendo de la intensidad. En caso de que el guía tenga que arrastrar al perro con la correa, la nota será un 0.

La puntuación máxima por un ejercicio se dará al equipo en el que el guía maneje a su perro correcta y rápidamente, el perro esté concentrado y atento y muestre ganas de obedecer a las órdenes del guía. Por pequeños fallos técnicos del perro no se penaliza. Pero al contrario, por
los fallos de manejo o por compresión incorrecta de la señal, los guías se penalizan.

La ejecución falsa de la señal se penaliza con un 0. Por ejemplo, si el perro se sentó donde no debía o al revés, o si el perro rodeó al guía por el lado incorrecto será un 0. El cumplimiento de la señal debería ser limpio, pero no necesariamente técnicamente exigente. Por ejemplo, si en la señal de “PAUSA” el perro se sienta no muy en paralelo, eso no penalizará.

En caso que el perro se distraiga al acercarse a la cartulina o al cono y no le de al guía el tiempo para ayudar al perro no se darán más de 9 puntos

En caso que el perro olfatee la cartulina o el cono dejando la posición de junto, no se darán más de 7 puntos.

En caso de que durante la ejecución del ejercicio el guía note un fallo grave (0 puntos) está permitido empezar esta señal de nuevo. No se darán más de 8 puntos en ese caso. Para hacerlo se tiene que primero volver a la señal anterior, luego volver a la señal donde ha producido el error y corregirlo. Cada señal se puede rehacer solo una vez.

Las señales de “START” y “FINAL” también se puntúan con un máximo de 10 puntos. En ellos el perro debería mostrar la máxima atención a su guía, y no debería mostrar señales de estrés. 

¿Quieres practicar Rally obedience?

En el Club Canino Be More Dog contamos con un grupo de obediencia dedicado a esta modalidad deportiva. En él ayudamos a cada binomio (perro y guía) a prepararse para participar en este deporte.

Contamos con profesionales expertos en el adiestramiento y la competición canina para guiaros a ti y a tu compañero para alcanzar todo vuestro potencial siempre con la premisa de la diversión y el trabajo en equipo.