ARGOS

k9 world

ESTA ES LA HISTORIA DE ARGOS CONTADA POR SU GUÍA

Argos llegó a nuestra vida hace 5 meses.

Trasteando por internet apareció la foto de un cachorrito de 4 meses, cruce de Border Collie y Husky que regalaban al ser el último de una camada no deseada.

A la persona que nos contestó todo lo que le contamos sobre nosotros le pareció «estupendo», nuestro estilo de vida, que tenemos otro perrete de 13 años, que estábamos mal anímicamente por la reciente pérdida de nuestra primera perra… todo tan «estupendo» que sí o sí teníamos que ir a por el cachorro ya…

Nos citaron en un polígono y nos entregaron un cachorro totalmente en shock, estaba tan asustado que era imposible sacarlo del trasportín en el que iba y al intentarlo nos llevamos el primer mordisco. Tenía tanto miedo que cuando la persona lo cogió (de malas formas) y lo metió en nuestro coche se quedó quieto, rígido y sin mirarnos… Nos vimos en casa con un cachorro que estaba en pánico, que en una tarde mordió 3 veces y que no se acercaba a nosotros de ninguna forma.

Pasaron los días y nos hablaron de Be More Dog y los logros que Eva consigue con los perros, la llamé un poco desesperada ya que Argos estaba a punto de ocasionar un problema familiar.

Su nivel de estrés, cuando lo conoció, seguía siendo altísimo (también le dió un buen mordisco). Eva fue clara y directa con su evaluación, si se tuviese que quedar con él no lo haría, Argos ha sido un perro con privación sensorial sus primeros 4 meses de vida, sólo tuvo contacto con animales en una finca, y no era muy probable que se adaptara a una familia, a los estímulos de la calle y de un paseo, a vivir tranquilo, desconocíamos cómo era la madre, que miedos íbamos a poder trabajar y qué miedos le podía haber transmitido la madre desde el nacimiento… Si decidíamos seguir con él, no sabía que podríamos conseguir, y si reduciríamos ese nivel de estrés en el que vivía por su miedo a todo.

Lo pensamos mucho, volvimos a hablar con Eva y comenzamos a trabajar. Teníamos que hacer un buen equipo, sin plazos ni agobios, pasito a pasito y al ritmo de Argos. Enseguida comprobó que teníamos 2 cosas a favor, es un glotón y tiene un gran poder de recuperación, desde las primeras pautas se notaban los cambios, Eva no sólo nos guía con Argos, también a nosotros, a entender lo que sucede a recuperarnos de un contratiempo, a no frustrarnos, a valorar todo lo que vamos consiguiendo.

Y así seguimos trabajando con Eva y su manada 5 meses después, a la que le daré gracias infinitas por estar ahí, por guiarnos, por enseñarnos y por apoyarnos. Gracias a todo esto, Argos es un cachorro feliz, tranquilo y juguetón que busca nuestro contacto, un perro curioso en las salidas por el campo y que empieza a dar paseos por parques de la ciudad en los que se encuentra con estímulos constantes que supera y que cada vez más va conociendo y tolerando ¿Objetivo? El que marque el pequeño Argos pasito a pasito.

Nos gusta Compartir. |