sIVA Y KALI

k9 world

Esta es la historia de las dos espartanas de Be More Dog contada por su guía.

Siva y Kali son dos hembras de pastor alemán, hermanas de la misma camada. Nuestra historia con Be More Dog comienza hace más de tres años y aún seguimos formando parte de su gran familia. Tanto yo como las chicas les debemos mucho a Eva y su equipo perruno porque cambiaron nuestras vidas. 

 Esta es nuestra historia:

A los tres meses de que estos dos pequeños terremotos llegaran a casa empezaron a desarrollar el denominado «síndrome de la camada». Yo no sabía que esto podía suceder y cómo puede pasarle a cualquier persona inexperta estaba desesperado. Este síndrome derivado de criarse juntas sin ningún referente canino adulto produce múltiples problemas: dificultad para socializar con otros perros, miedos, problemas de comportamiento, etc. 

En ese momento conocí a Eva y a su familia perruna. Lo primero que hizo fue decirme dos cosas: la primera es que el problema tenía solución y a renglón seguido que teníamos que trabajar mucho para conseguirlo. Las dos chicas pasaron una temporada con ella, por separado. Al principio no fue nada fácil dejarlas, luego comprendí que estaban en buenas manos y no solo eso sino que estaban aprendiendo a ser un perro de verdad. 

Finalmente, cada una pasó dos semanas en Be More Dog. Era increíble ver su evolución. A los pocos días estaban jugando tranquilamente con los demás, se iban de ruta, a bañarse al pantano, conocían a nuevos perros. Un campamento de verano en toda regla. Al volver eran otras, habían aprendido a relacionarse y se les habían quitado los miedos.

Después de esta primera «terapia de choque» llego la hora de trabajar en casa. Paseos por separado, conocer sitios nuevos y nuevas situaciones se convirtieron en nuestras tareas diarias además de ejercicios de autocontrol, relajación, etc.

Desde entonces las chicas se han hecho mayores. Es verdad que siguen siendo dos terremotos, pero sin problemas. Les encanta jugar con otros perros, pasear por cualquier lugar, no han vuelto a asustarse por ningún ruido, en casa se portan perfectamente y sobre todo, son felices.

Juntos, ellas y yo, hemos hecho de todo. Desde obediencia hasta detección. De su madre les viene la línea de trabajo y a ambas les encanta. Entrenar es su pasión, da igual qué. A día de hoy, las dos forman parte del Club Be More Dog de ODU (Obediencia Deportiva de Utilidad) y aparte entrenamos búsqueda de personas porque hemos descubierto que además de encantarles se les da muy bien. 

De nuestra experiencia en Be More Dog no puedo decir otra cosa que estaremos eternamente agradecidos, ellas y yo. Todos los que hayáis tenido un problema grave con vuestros compañeros perrunos sabréis perfectamente lo mal que se puede llegar a pasar. Yo tuve la suerte de encontrar a Nitro, Thor, Leal, Ashlan, Kora, Free, Sky,  Max, Zara y Eva. Ellos nos cambiaron la vida y hoy, Siva, Kali y yo mismo también formamos parte de esta gran familia.

Nos gusta Compartir. |